Menu

Ingresar

¿No estás registrado?

Registrate

Conectate con nosotros

Una mujer con Alzheimer recuperó su memoria tras seguir una nueva dieta

La mujer, oriunda de Inglaterra, incorporó a su vida una variedad rica en bayas y verduras de hoja verde.

23 de Julio de 2019 • 21:01

Cuando la demencia de su madre se volvió tan severa que tuvo que ser internada en el hospital por su propia seguridad, Mark Hatzer pensó que ya todo había terminado para ella. Pero una dieta rica en arándanos y nueces, que se diseñaron juntas, tuvo un impacto tan dramático en la condición de Sylvia que sus recetas están siendo compartidas por la Sociedad de Alzheimer.

La enfermedad de Alzheimer había dejado a Sylvia incapaz de reconocer a su propio hijo. Mark, quien vive en Prestwich, Gran Manchester, Inglaterra, perdió a su padre por un ataque al corazón en 1987, notó por primera vez el olvido de su madre en 2015.

Tras un período en que la mujer lucharía por recordar los cumpleaños o los arreglos que había hecho con amigos, las dificultades se hicieron más evidentes y le diagnosticaron Alzheimer en diciembre de 2016.

Un año después, Sylvia, una ex telefonista, volvió a su casa y hoy está irreconocible desde este punto bajo. Ella puede recordar los cumpleaños una vez más, ir a los bailes de té y puede llevar a cabo gran parte de sus propias necesidades de cuidado.

Una gran parte de la transformación se debe a una dieta y recetas que Mark y Sylvia diseñaron juntos, que contienen nueces, arándanos, moras y frutillas, y otros alimentos que estimulan el cerebro.

Decidieron que la medicación no era suficiente en sí misma; por lo tanto, teniendo en cuenta el hecho que las tasas de demencia son mucho más bajas en los países mediterráneos, decidieron copiar sus hábitos alimenticios.

“Todo el mundo sabe de pescado, pero también hay arándanos, fresas y nueces; al parecer, tienen la forma de un cerebro para darnos una señal de que son buenas para el cerebro”, comparó.

Otros alimentos que Sylvia comenzó a incorporar incluyen el brócoli, la col rizada y las espinacas, las semillas de girasol, el té verde, la avena, las batatas y chocolate negro con un alto contenido de cacao.